Me amo, porque Dios me diseñó

Es tan necesario recordarse una y otra vez, cuánto amor tiene el Padre por cada una de nosotras. Una mujer creyente debe aprender a verse con los ojos que Dios la ve, no olvide quién la creó a imagen y semejanza, con un plan perfecto y un propósito especial.

Memoriza la palabra de Dios – Isaías 60:1

Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

Adora al Señor:

Cierre sus ojos y conéctese con Dios mientras escucha esta alabanza.

Medite en el tema de hoy: Él me hizo y me ha amado desde un inicio

Existen muchos desafíos en la vida de una mujer, pero desde muy joven probablemente el reto más grande es estar conforme consigo misma, con su físico y con quien es. Tener una óptima autoestima es tan necesaria para que desde pequeñas podamos tomar decisiones correctas. Y es que muchas mujeres, debido a la falta de identidad y amor personal las ha arrastrado por una vida de ausencia y dolor, llevándolas a tener un constante sufrimiento por buscar de forma errónea la felicidad.

La autoestima es un punto clave en la vida del ser humano, es por eso, que desde muy pequeños se les debe fomentar a los niños que valen mucho como seres humanos, tal y como Dios los creó, con todas sus virtudes y diferencias. Pero cuánto cuesta entender que nadie es más importante o valioso que otra persona, Dios no ha creado a su imagen y semejanza, para que podamos gloriarnos y disfrutar de todo lo que Él creó.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Génesis 1:27

En esta ocasión hablaremos de tres temas importantes sobre amar ser mujer y cómo Dios ha preparado un plan para cada una, para que podamos amar ese diseño del Señor.

¿Quién nos hizo?

Como ya lo mencionamos anteriormente, somos creación de Dios. Él nos hizo especiales, tanto al hombre como a la mujer, diferentes, pero ambos a su propia imagen. Pero hablar específicamente de ser mujer, es mencionar de una idea maravillosa de Dios, el vio lo que al hombre le faltaba y es por eso que, nos creó para que la mujer seamos el complemento perfecto.

Es importante que quede claro que Dios dijo serás una mujer, no es casualidad, es su voluntad. Pues Dios hace todo perfecto, en la Biblia podrá encontrar diversos versículos que hablan sobre las muchas habilidades que se muestra que una mujer puede tener, también le puedo decir que Dios la hizo única, con diferentes gustos, talentos, habilidades, unas somos buenas para unas cosas otras para otras.

El hermoso diseño que Dios hizo

Aunque Dios nos creó de una forma perfecta, con el paso del tiempo, ese diseño se ha deformado por diferentes circunstancias, abusos, problemas familiares, fracasos y por esas razones tendemos a adquirir complejos y ponemos barreras que no nos permite ni siquiera conocernos a nosotras mismas.

En los últimos tiempos, se habla tanto de la igualdad de género, que muchas veces nos centramos en querer encajar en la sociedad, en lugar de averiguar qué es lo que Dios espera de nosotras como mujeres. No es necesario estar buscando ajustarnos a los prototipos o querer amoldarnos a lo que dicta la sociedad actual. Dios nos hizo mujeres, con habilidades específicas y diferentes a los hombres, Dios nos creó con un diseño especial.

¿Quién soy?

Cuando nos hacemos esta pregunta, nos cuesta responderla. Normalmente nos contestamos dependiente de cómo nos sintamos, el rol que desempeñamos o con quien estemos. Lo correcto es que aprendamos a conocernos mejor, para interiorizar más con nosotras, pero no para juzgarnos o despreciarnos, sino para tener un punto de partida y ser más conscientes de quienes somos y de lo que deseamos mejorar o cambiar.

Reflexionemos:
  • ¿Reconozco que Dios me hizo única y especial?
  • ¿He identificado cuál es mi rol como mujer?
  • ¿Entiendo cuál es el propósito para el que Dios me creó?
Oremos juntas

Mi Dios, mi Padre, gracias te doy por pensar en mi desde antes de concebirme. Gracias por que en tu plan perfecto decidiste crearme mujer, con un propósito especial para poder ser de ayuda aquí e la tierra. Enséñame y revélame, Señor, cuál es ese diseño para el que me creaste, anhelo cumplirlo y hacer tu voluntad. Amén.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp