Jamás será demasiado el tratar el tema de la autoestima, el amor propio y el conocerse a sí misma. Como mujeres, constantemente necesitamos estar recordándonos los valiosas que somos, y mejor aún, vernos como Dios nos ve. Este nuevo devocional trata sobre alimentar el amor propio, cómo potenciarnos a nosotras mismas, siempre a la luz de la Palabra de Dios.

Memoriza la palabra de Dios –  1 Samuel 16:7 (NVI)

La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.

Adora al Señor

Abra su corazón y conéctese con Dios mientras disfruta de esta alabanza.

Medite en el tema de hoy: La importancia del autoconocimiento

Como bien se define la palabra, el autoconocimiento es básicamente la capacidad que tenemos para poder interiorizar y vernos a sí mismas libres de tapujos, donde podemos ver con claridad quienes somos, nuestras virtudes, habilidades y oportunidades de mejora.

En esta ocasión le hablaremos de dos puntos importantes en el autoconocimiento, el primer punto es la parte mental con consejos para poder valorar mejor lo que usted sabe hacer, y el otro punto es conocerse desde la parte emocional; con el propósito que pueda identificar las situaciones que pueden alterarle o desequilibrar sus emociones.

  • Valore su conocimiento y habilidades

La parte mental y racional de nuestra vida es bien importante para poder conocernos a nosotras mismas. Posiblemente en algún momento de su vida se ha sentido invisible, con días tan malos que siente que no existe en este mundo. Pero si piensa en como Dios la ve, realmente descubrirá que no es para nada insignificante ni invisible.

Una mujer que busca la presencia de Dios en cada momento de su vida se destaca de muchas maneras, y no tenemos duda que usted es de ellas. Hay tres palabras que podrían describir perfectamente la mujer que honra al Señor: atenta, creativa y segura.

Puede descubrir el valor de estas características en diferentes mujeres de las que habla la Biblia. Por ejemplo: María, una líder de adoración (Exódo 15:20-21); Débora, una jueza extraordinaria (Jueces 4); Seera, que edificó ciudades (1 Crónicas 7: 24). Estas mujeres lograron mucho, en la Biblia se habla sobre sus grandes esfuerzos, su trabajo laborioso, talentos y habilidades que desarrollaron.

Sepa que cuando pone su confianza en el Señor, trabajando con gozo, esfuerzo y creciente en sus dones, talentos y habilidades, descubrirá que hacer las cosas bien, de beneficiar a otros y verá como se sentirá mejor con usted misma al ver que saca provecho de todas esas cosas que sabe hacer y que Dios depositó en sus manos.

  • Conozca su percepción e identifique lo que lo altera

La Palabra de Dios es viva y eficaz, nos ayuda a discernir los pensamientos y las intenciones de nuestro corazón, a alinearlos conforme al corazón de Dios. Aprender a conocernos a nosotras mismas puede parecer un reto en algunas ocasiones, pero le invitamos a que se sumerja regularmente en la Palabra, pues Dios le dará al guía para reconocer qué puede alterarle en su vida.

Con frecuencia los desequilibrios o alteraciones emocionales se dan cuando no comprendemos las prioridades de Dios. Sin embargo, es posible mejorar esto. Como dice Mateo 6:33 “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. Si Dios es su prioridad, encontrará el equilibrio de sus emociones, podrá cumplir con sus propósitos diarios y tendrás una mejor perspectiva de usted misma. Evítese una vida llena de culpa y frustración por no conocer sus prioridades.

Recuerde: La mujer sabia conoce sus prioridades y las pone en práctica ¡eso es lo que deseamos en su vida!

Reflexionemos:

  • ¿Estoy consiente de mis dones y habilidades?
  • ¿Aprovecho al máximo esas habilidades que Dios me dio?
  • ¿Soy consiente de mis prioridades y me comporto como una mujer sabia?

Oremos juntas

Gracias Padre por llenar mi vida de dones, gracias por esas habilidades con las que me has creado. Te pido sabiduría para poder ser una mujer conforme a tu corazón, donde pueda en todo momento hacer las cosas de forma correcta y poder edificar la vida de otras mujeres, por medio de todo lo que tu has hecho en mi vida. Ayúdame a poder poner en orden mis prioridades, que siempre seas tú, antes que nada. Amén.

Conéctate con Nosotros
Recientes
Comparte este devocional
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn