La conferencia de este mes es un llamado a nuestro interior, a decirnos a nosotras mismas cuánto nos ama Dios y que podamos aprender a vernos con los ojos que el Padre nos mira. Durante este tiempo estaremos compartiendo esas claves para que cada día pueda repetirse mientras se ve al espejo, lo valiente y hermosa que es.

Es momento de poder vernos con ojos de amor, de ser menos duras con sí mismas y aprender a querernos, crecer y disfrutar cada una de las etapas que pasamos. Dios tiene una palabra especial para usted, y anhela verle plena, feliz y satisfecha con lo que es, con lo que ha logrado en su vida.

Memoriza la palabra de Dios ¡un mensaje de amor!  Proverbios 31:30 

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

Adora al Señor

Este es un buen momento para entrar en un tiempo de adoración personal a través de este canto, la invito a que se sienta abrazada por el amor de Dios.

Medite en el tema de hoy: La valentía de ser tú misma

La verdadera belleza nace en el corazón, somos creación divina del Señor, y Él todo lo hace perfecto, hermoso y con un propósito. Fortalecer la autoestima, amor propio y la forma en como se ve así misma es importante para poder transcurrir con plenitud el camino de la vida.

Es imprescindible tener una valoración positiva sobre nosotras mismas, esto ayudará a estar preparadas para afrontar los cambios que conllevan las diferentes etapas de la vida que pasamos. Que nuestra oración siempre sea: “Señor, hazme bella por dentro”, y por supuesto, esa belleza se verá reflejada en su exterior.

¿Cómo volverse una mujer que disfruta de sí misma?

Punto 1: El autoconocimiento, una mujer con un autoconcepto limitado suele siempre estar incómoda y tiende a sentirse insuficiente. Algunos puntos que indican eso, es que no estará nunca satisfecha con su físico, puede llegar a tener un deseo excesivo por complacer a los demás, se siente víctima de algunas circunstancias o tiene dificultad para expresarse.

¡Conózcase a sí misma! Tener un diario donde pueda escribir sus emociones durante el día puede ayudarle a conocerse mejor, identificar cómo se siente y por qué tiene ese tipo de emociones en su vida. También puede meditar en ello, poniendo en manos de nuestro Padre Celestial todo pensamiento que pueda afectarle.

Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie. – Gálatas 6:4 (NTV)

Punto 2: Perdonar las fallas y avanzar. Normalmente el concepto que se tiene de sí misma es una creación acumulada de todas las experiencias, palabras y vivencias que pudo tener desde la niñez. Sin embargo, no siempre las cosas son color de rosa, hay personas que pudieron causar un daño inmenso en su autoestima y eso lo ha arrastrado a lo largo de su vida. Pero es momento de reconocer que Dios todo lo hace nuevo, su amor inmenso perdona a quienes pudieron dañarle con o sin intenciones, Él también nos perdona por nuestras decisiones equivocadas. Pero su misericordia es tan infinita, que la ha alcanzado y usted puede comenzar a vivir una vida satisfecha y plena.

Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. – Filipenses 1:6 – (NVI)

Punto 3: Créale a Dios, a sus promesas y a ese sacrificio de amor que hizo por usted. Acérquese cada día al Padre, sólo Él es quien puede restaurar sus sentimientos, pensamientos y emociones, puede hacer una nueva versión de sí misma en la que refleje la gracia y misericordia que le han alcanzado para su vida.

Este es un punto también de discernimiento, de saber qué palabras va a escuchar y a quienes. Recuérdese cada día que Dios la ha perdonado, amado y desea que usted sea completamente libre de cualquier sentimiento negativo sobre el concepto que tiene de sí misma.

No dudó ni desconfió de la promesa de Dios, sino que tuvo una fe más fuerte. Alabó a Dios, plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete. – Romanos 8:20 – 21 – (DHH)

Reflexionemos:

  • Cuando me veo al espejo ¿me veo con los ojos que Dios me ve?
  • ¿Qué cosas o pensamientos estoy dejando entrar a mi vida que me hacen verme de menos?
  • ¿Debo perdonar a otros o perdonarme a mí misma para avanzar?
  • ¿En quién estoy poniendo mi confianza sobre el concepto que tengo de sí misma?

Oremos juntas

Gracias Señor por abrazarme con tu amor, por crearme y hacerme a tu imagen y semejanza. Perdóname por esas veces que me he equivocado, me he menospreciado y que no me he dado el valor con el que Tú me creaste. Ayúdame a avanzar en mi vida, a poder amarme con mis virtudes y debilidades, te entrego mi vida y cada área de ella, sé que Tú todo lo haces nuevo y que cada día me renuevas. Recuérdame siempre que la verdadera belleza comienza en mi interior, te amo y te necesito siempre en mis días. Amén.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp