Semana 4 – Cuán importante es tomar un tiempo en la semana para trabajar en nosotras y nuestra relación con nuestro Padre y Señor. ¡Bienvenida a esta nueva semana juntas!
Aparta una hora, un lugar y juntas busquemos al Señor alrededor de este tema.

Memoriza la Palabra de Dios – Jeremías 29:11

11 Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el SEÑOR, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza.

¡Guarda en tu corazón este pasaje!

Adora al Señor

Este es un buen momento para entrar en un tiempo de adoración personal a través de este canto:

Medita en el tema de hoy: “Mira más allá de la Adversidad.”

Continuamos aprendiendo como florecer en los momentos difíciles y en las semanas anteriores establecimos que la primera y más importante manera de lograrlo es vivir:

A. Sumergidas en la Presencia de Dios

Hoy estudiaremos en base a la Biblia la segunda propuesta:

Si realmente deseas ser capaz de ver más que solo las dificultades y dolores de los momentos de prueba necesitas tomar dos decisiones:

B. Mira más allá de la adversidad
1. Prefiere Caer para volar

Historia de las Águilas. Los hermanos Wright los inventores del primer aeroplano se inspiraron en las águilas ante el reto de ser pioneros de la aviación. Porque estas hermosas aves tienen sus nidos en las alturas. Después de que sus polluelos salen del huevo, las águilas los echan del nido. Y es que las águilas no aprenden a volar, volando. Ellas aprenden a volar, cayendo.

Necesitamos estar dispuestas a caer para volar.

Cuando cambiamos la perspectiva desde la cual interpretamos lo que nos sucede podemos
adoptar una actitud diferente.
La mejor actitud que podemos presentar ante la adversidad no es evitarla o negarla si no estar
dispuestas a tomar las oportunidades que surgen de ellas. Porque históricamente, de las más grandes dificultades han surgido las mejores invenciones; aunque es sensible decirlo cada
adversidad, aun la más dura, puede ser una puerta abierta. Pero es una decisión que surge de
“ver con otros ojos” las cosas.

El Rev. T.D. Jakes lo explico así: Aprendemos mucho más al perder que lo que algún día podríamos aprender al ganar.

Existen muchas formas de adversidad que posiblemente enfrentamos tarde o temprano:

  • Hostilidad y/o violencia
  • Olvido y abandono
  • Situaciones inevitables, aunque naturales: enfermedad, perdida de seres queridos,
    desastres naturales
  • Traición y deshonra
  • Tentaciones respecto a nuestras áreas débiles

¿Qué podemos aprender de todas ellas?
Todo lo que vivimos tiene la finalidad de mejorarnos: nos enseñará a confiar en Él, nos dará fuerzas y nos hará más seguros.

Pero después de que ustedes hayan sufrido por un poco de tiempo, Dios hará que todo vuelva a estar bien y que ustedes nunca dejen de confiar en él; les dará fuerzas para que no se desanimen, y hará que siempre estén seguros de lo que creen. Recuerden que Dios nos ha elegido por medio de Jesucristo, para que formemos parte de su maravilloso reino.                         1 Pedro 5:10 TLA

Así que no mires solamente cuan dura es hoy la prueba, mira también más allá, lo que vendrá después de ella y como te permitirá volar alto y ser mejor persona.

2. Anticipa tu victoria

¿Cuáles son algunas promesas de Dios para nosotras sus hijas?

11 Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el SEÑOR, son planes para su
bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11

Cuando a Dios le agrada la conducta de un hombre, lo ayuda a mantenerse firme.
24 Tal vez tenga tropiezos, pero no llegará a fracasar porque Dios le dará su apoyo.             Salmos 37:23-24

Aunque tengas graves problemas, yo siempre estaré contigo; cruzarás ríos y no te ahogarás, caminarás en el fuego y no te quemarás 3-4 porque yo soy tu Dios y te pondré a salvo. Yo soy el Dios santo de Israel. Israel, yo te amo; tú vales mucho para mí. Isaías 43:2-4

¡Veamos un ejemplo de cómo anticipar la victoria!

12 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo… Génesis 12:1-4

Abraham al dar este paso de fe, caminó hacia muchas pruebas, batallas, fracasos y tentaciones. ¡Pero lo que lo sostuvo fue su fe creciente en el Dios que prometió!

8 Fue por la fe que Abraham obedeció cuando Dios lo llamó para que dejara su tierra y
fuera a otra que él le daría por herencia. Se fue sin saber adónde iba. 10 Abraham esperaba con confianza una ciudad de cimientos eternos, una ciudad diseñada y construida por Dios. Hebreos 11:8,10

Lo que va a sostenernos más allá de los desafíos y tentaciones de este tiempo es nuestra confianza en Dios al anticipar su victoria a nuestro favor sobre todo poder y principado de maldad, sobre toda tentación y prueba. ¡La certeza de su amor inagotable!

9 Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es verdaderamente Dios. Él es Dios fiel, quien cumple su pacto por mil generaciones y derrama su amor inagotable sobre quienes lo aman y obedecen sus mandatos. Deuteronomio 7:9

Esa victoria como la de Abraham incluye una parte para nosotras y para los nuestros, ¡pero es bendición para muchos más!

“…y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12:3b

Si crees que no puedes hacerlo, busca fuerzas para crecer en fe en la persona de
Jesús…

“Mantengamos fija la mirada en Jesús, pues de él viene nuestra fe y él es quien la perfecciona. Él, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz y no le dio importancia a la vergüenza que eso significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de
Dios. 3 Por eso, piensen en el ejemplo que él nos dejó, pues siguió adelante a pesar de tanta oposición por parte de los pecadores. Por tanto, no se cansen ni pierdan el ánimo…” Hebreos 12:1-3

¿Cómo Florecemos en la Adversidad?
  • Sumergidas en Dios por Su Espíritu
  • Viendo más allá de la Adversidad

 

¿Recuerdas cómo crecen las palmeras? ¡Las hijas de Dios crecen como las palmeras porque al vivir en la presencia de Dios echan raíces fuertes que las sostienen firmes como anclas a los barcos y sus troncos y hojas son tan flexibles que no se resisten ante el viento del Espíritu Santo!

¿Recuerdas como aprende a volar el águila? ¡CAYENDO!

Hoy, extiende tus brazos y deja que Dios te lance al vacío de la vida, solo para darte cuenta que puedes volar como no te imaginas, ¡tan alto y con fuerza! Y que a en tu camino de crecimiento y madurez surgirán flores, hojas verdes y mucho fruto.

Oremos juntas

Tú, Dios mío, eres mi pastor; contigo nada me falta. 2Me haces descansar en verdes pastos, y para calmar mi sed me llevas a tranquilas aguas. 3Me das nuevas fuerzas y me guías por el mejor camino, porque así eres tú. 4 Puedo cruzar lugares peligrosos
y no tener miedo de nada, porque tú eres mi pastor y siempre estás a mi lado; me guías por el buen camino y me llenas de confianza. 5Aunque se enojen mis enemigos, tú me ofreces un banquete y me llenas de felicidad; ¡me das un trato especial! 6 Estoy completamente seguro de que tu bondad y tu amor me acompañarán mientras yo viva, y de que para siempre viviré donde tú vives. Salmo 23:1-6

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp