Semana 3 – Cuán importante es tomar un tiempo en la semana para trabajar en nosotras y nuestra relación con nuestro Padre y Señor. ¡Bienvenida a esta nueva semana juntas!
Aparta una hora, un lugar y juntas busquemos al Señor alrededor de este tema.

Memoriza la palabra de Dios – Jeremías 17:7-8 TLA

7 Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en él. 8 Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto». Jeremías 17:7-8 TLA

¡Guarda en tu corazón este pasaje!

Adora al Señor

Este es un buen momento para entrar en un tiempo de adoración personal a través de este canto:

Medita en el tema de hoy: ¡Confía, déjate llevar por su Espíritu!
Continuamos aprendiendo como florecer en los momentos difíciles y en las semanas anteriores establecimos que la primera y más importante manera de lograrlo es vivir:

A. Sumergidas en la Presencia de Dios

También explicamos que vivir sumergidas en El implica tres acciones de fe: comunión, obediencia y confianza.

En las semanas anteriores reflexionamos sobre las dos primeras acciones y hoy trabajaremos juntas el último elemento: Confianza.

Confianza, dejarnos llevar por Su Espíritu Santo sin resistencia.
La segunda característica que da fortaleza a la palmera sobre las tempestades es su docilidad o
flexibilidad. Ella cuenta con un tronco que le permite doblarse entre 40-50 grados sin romperse. Soporta vientos de 150 km por hora. Y sus hojas son tan flexibles que junto al tronco se dejan llevar por la dirección de los fuertes vientos y no se resisten a ellos. A diferencia de los fuertes robles que por oponerse al viento terminan rompiéndose.

Lo que nos ayuda a soportar los vientos fuertes no solo es ser fuertes sino más importante
aún ser flexibles para con Dios.
Decir: “Yo no puedo adaptarme, cambiar, o ver las cosas de maneras distintas”, es un error
que nos impide vencer la adversidad. No digas más, tengo miedo no podré superarlo, no podré enfrentarlo.


Dile al Señor como lo hizo el rey David… Salmo 23

4 Puedo cruzar lugares peligrosos y no tener miedo de nada, porque tú eres mi pastor y siempre estás a mi lado; me guías por el buen camino y me llenas de confianza.

¿Qué es confiar al punto de dejarnos llevar sin resistencia?

Ejemplo de Confianza
4 Luego el Espíritu de Dios llevó a Jesús al desierto, para que el diablo tratara de hacerlo caer en sus trampas. 2Después de ayunar en el desierto cuarenta días con sus noches, Jesús tuvo hambre. 3 Entonces llegó el diablo para ponerle una trampa… Mateo 4:1-3

Creer que somos hijas de Dios, amadas, con propósito, no por la ausencia de dificultades, sino porque Dios nos acepta y capacita para vencer más allá de nuestras fragilidades humanas.

10 Jesús le respondió: —Vete de aquí, Satanás, porque la Biblia dice: “Adoren a Dios y obedézcanlo sólo a él”. 11 Entonces el diablo se fue, y unos ángeles vinieron a servir a Jesús. Mateo 4:10-11

No temas ir por donde Dios te lleve, aunque existan algunas espinas y curvas o
pendientes en el camino, porque el final estará lleno de su presencia y su bendición.

Ahora con el ejemplo de la palmera veamos cuál es el resultado de vivir sumergidas en El…

La tercera característica de la palmera es su capacidad de dar fruto, aun en el
desierto, en medio del calor, en lugares desolados donde pocos florecerían.

Muchas especies de palmas tienen un gran valor como fuentes de alimento, aceites,
fibras, medicinas y otros productos, incluyendo su valor como plantas ornamentales.
El resultado inevitable de confiar con todo tu ser en Dios, libremente, sin reservas ni
temores es florecer y dar fruto.

7 »Bendito el hombre (la mujer) que confía en el Señor y pone su confianza en él.
8 Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto». Jeremías 17:7-8

  • No temes a las pruebas ni tentaciones ni te angustias porque sabes que el agua
    de Dios está cerca.
  • Sabes encontrar a Dios en tu oración y por eso se te ve rejuvenecida y en paz.
  • Tus convicciones son fuertes como las raíces del árbol y nunca falta el buen fruto en ti para bendición de muchos.

 

Cuando confiamos podemos decir como dijo el Rey David en Salmo 23:1-6
1Tú, Dios mío, eres mi pastor; contigo nada me falta. 2 Me haces descansar en verdes
pastos, y para calmar mi sed me llevas a tranquilas aguas. 3 Me das nuevas fuerzas y
me guías por el mejor camino, porque así eres tú.
4 Puedo cruzar lugares peligrosos y no tener miedo de nada, porque tú eres mi pastor
y siempre estás a mi lado; me guías por el buen camino y me llenas de confianza.
5 Aunque se enojen mis enemigos, tú me ofreces un banquete y me llenas de felicidad;
¡me das un trato especial! 6 Estoy completamente seguro de que tu bondad y tu amor
me acompañarán mientras yo viva, y de que para siempre viviré donde tú vives.

Oremos juntas:

Señor yo decido poner toda mi confianza en ti, tu voluntad, tu plan. ¡Decido dejarme llevar por tu Santo Espíritu, porque aun que me guie al desierto en ocasiones siempre al final será para mi bendición! No dudare de tu amor por mí. Tu eres y siempre serás mi pastor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp