Semana 2 – La Semana anterior empezamos a contestar la pregunta: ¿Cómo Florecer en la Adversidad? Y establecimos que una forma insustituible de lograrlo es viviendo, Sumergidas en la Presencia de Dios.

De igual manera identificamos tres acciones de Fe para mantenernos Sumergidas en Dios: Comunión —-Obediencia —- Confianza

En esta oportunidad aprenderemos como a través de la Obediencia logramos no solo vencer las dificultades sino aún más, crecer y prosperar gracias a ellas.

Memoriza la Palabra de Dios  -Mateo 7:21,24-

21 No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Solo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 24 Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida. 

¡Guarda en tu corazón este pasaje!

Adora al Señor

Este es un buen momento para entrar en un tiempo de adoración personal a través de
este canto:

Obediencia, para sostenernos en la tormenta.

Nuestro crecimiento personal y madurez vienen de obedecer confiadamente a la
Palabra de Dios. Como esas raíces de la palmera, cuya fuerza y crecimiento nadie lo ve,
porque se encuentre bajo la superficie, pero la mantienen firme; así en pureza y en
dependencia de Dios, podemos sostenernos en los momentos más difíciles.


21No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Solo entrarán
aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

24 Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida. 25Aunque llueva a cántaros y suban las aguas de la inundación y los vientos golpeen contra esa casa, no se vendrá abajo porque está construida sobre un lecho de roca. 26 Sin embargo, el que oye mi enseñanza y no la obedece es un necio, como la persona que construye su casa sobre la arena. 27 Cuando vengan las lluvias y lleguen las inundaciones y los vientos golpeen contra esa casa, se derrumbará con un gran estruendo». Mateo 7:21,24-27

En este pasaje bíblico se nos señala la enorme diferencia que radica en la vida y los
resultados de quienes escuchan la Palabra de Dios y hacen su voluntad y quienes no lo
hacen. Los primeros se mantienen sin daño, aunque las dificultades golpeen sus vidas.
Pero al meditar en esto viene la pregunta: ¿Cómo saber si estamos haciendo su voluntad?

Para saber si estamos haciendo la voluntad de Dios…
Pregúntate: ¿Estoy dependiendo del consejo y seguridad que me brindan personas, posesiones, mis logros y capacidades personales? ¡O mi consejero y fuente de guía es Dios! ¡Vivamos libres de dependencias humanas!

Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios. 8 Esa gente tropezará y caerá, pero nosotros nos levantaremos y seguiremos de pie. Salmo 20:7.8

Debemos tener cuidado de no continuar aferrándonos a hábitos, personas, debilidades
de carácter que nos hacen daño y nos destruyen lentamente. Eso lleva a los hijos de Dios a morir espiritualmente ante las pruebas y a caer en las tentaciones.

10 Ellos les dicen a los videntes: «No tengan visiones», y a los profetas: «No nos profeticen la verdad. Dígannos mentiras, profeticen falsedades. 11Quítense de en medio, dejen el camino libre. No nos pongan más frente al Santo Dios de Israel».

Cuando queremos hacer la voluntad de Dios, aunque nos duela, escuchamos la palabra de verdad con fe y humildad, con esperanza y docilidad. Cuando no, buscamos falsos amigos, maestros que nos dicen lo que queremos escuchar, aunque nos aparte de Dios. 12Debido a esto, el Santo Dios de Israel dice: «Como se negaron a aceptar este mensaje, pusieron su confianza en la opresión y la deshonestidad, y se entregaron a todo eso, 13 ese pecado será para ustedes como una grieta que se extiende en la muralla abultada y a punto de derribarse, cuya caída llega de repente, en un instante. 15 Por eso el Señor DIOS, el Santo de Israel, dice: «Regresen a mí, cálmense y permanecerán seguros. Quédense tranquilos, confíen y serán fortalecidos. Isaías 30:10-15

Reflexión personal

¿En cuál de estas áreas de tu vida como mujer podrías estar confiando en lo que te
oprime, esclaviza y aleja de Dios? ¿Cuál es el futuro que escoges hoy para ti?

  • Área sentimental 
  • Amistades
  • Carrera profesional
  • Vida sexual
  • Vida emocional
  • Otra

Ejemplo de obediencia en la adversidad

4 Una mujer que había estado casada con un profeta le dijo a Eliseo:
—Mi marido estuvo siempre al servicio de Dios y de usted, pero ahora está muerto. Él
había pedido dinero prestado, y ahora el hombre que se lo prestó se quiere llevar como
esclavos a mis dos hijos.
2 Eliseo le preguntó: —¿Qué puedo hacer para ayudarte? Dime, ¿qué tienes en tu casa?
La mujer le contestó: —¡Lo único que tengo es una jarra de aceite!
3 Eliseo le dijo: —Ve y pídele a tus vecinas que te presten jarras vacías. Trata de
conseguir todas las que puedas. 4 Después, entra en tu casa con tus hijos y cierra la
puerta. Echa aceite en las jarras y ve poniendo aparte las que se vayan llenando.
5 La mujer se despidió de Eliseo, fue a su casa, entró junto con sus hijos y cerró la puerta. Los hijos le llevaban las jarras y la mujer las llenaba con aceite. 6 Después de un rato, la mujer le dijo a uno de sus hijos: —Tráeme otra jarra.
Él le contestó: —Ya no quedan más. En ese momento el aceite se acabó. 7 La mujer
fue a ver al profeta y le contó lo que había pasado. Él le dijo: —Ve, vende el aceite, y
págale a ese hombre lo que le debes. Con lo que te quede podrán vivir tú y tus hijos.

Dios usara a otros y lo que tú tienes, pero No debes depender de ninguno, decide obedecer a Dios para enfrentar cada desafío de tu vida. Porque ni Eliseo, ni las jarras, ni los hijos, ni las vecinas, ni la mujer pudieron hacer el milagro, sino solo Dios.

Nuestro resultado es el respaldo y aprobación de Dios.
23Cuando a Dios le agrada la conducta de un hombre, lo ayuda a mantenerse firme. 24 Tal vez tenga tropiezos, pero no llegará a fracasar porque Dios le dará su apoyo. Salmo 37:23-24

Oremos juntas:

Señor te rindo esta área de mi vida que he manejado sin tu consejo y decido cambiar el
rumbo de mi vida y los resultados hacia mi futuro buscando solo tu aprobación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp